We shall overcome

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Era la madrugada de un 28 de junio cuando ocurrió una redada en el bar neoyorquino “Stonewall Inn”, este suceso ocasionó una serie de violentas manifestaciones que sembrarían la semilla del movimiento de los derechos homosexuales en EUA y el mundo.

Las redadas eran algo común en aquellos tiempos, arrestando y violentando los derechos de las lesbianas, gays, transexuales y drags en gran parte hispanos y afroamericanos. Aquella noche de 1969 todo fue diferente, algunos mencionan que el primer ataque para defenderse lo inició Sylvia Rivera, otros sostienen que fue Marsha Johnson. Lo que si podemos asegurar es que tras siglos de opresión, esa noche se detonó el “gay power” y cambió la historia para siempre dando comienzo al movimiento moderno homosexual.

La multitud se unió al canto de “We shall overcome” y se inició una batalla en las calles de Nueva York que despertó el interés de la comunidad internacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En México, las noticias no tardaron en llegar a los oídos de Nancy Cárdenas, Carlos Monsiváis, Luis Gonzales de Alba y muchos otros estudiantes e intelectuales de la época. Estaban frescos los recuerdos de aquel octubre del 68 en Tlatelolco y con motivo del primer aniversario se presentó un contingente compuesto por gays, lesbianas y feministas en México, sin embargo no fue hasta 1979 que tuvo lugar la primera marcha por los derechos homosexuales además de manifestarse contra las “razias” como le llamaban a la represión policiaca que seguían siendo vistas como algo común y útil para la limpieza moral en una nación machista y católica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Regresando al norte, fue en 1970 cuando se celebró el aniversario de Stonewall en Nueva York, la marcha del orgullo estaba naciendo. Vinieron las liberaciones de los años setentas y los ochentas fueron de gran incertidumbre con el surgimiento del llamado “Cáncer rosa”, que se llevó a muchas personas. Aún con los avances, los duros prejuicios surgidos alrededor del sida aún son mas difíciles de controlar que la misma enfermedad. En 1989 una variante de matrimonio gay vio la luz en Dinamarca asombrando a una civilización pacata e hipócrita. La ciencia se encargó de eliminar la homosexualidad de la lista de enfermedades en los noventas, propiciando que poco a poco se consigan libertades sociales nunca antes vistas. En los últimos años el matrimonio igualitario, la inserción en los derechos sociales, laborales y de salud se han hecho realidad en varios países, ocasionando cambios en las maneras de relacionarse y aceptar la diversidad sexual y de genero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Que dura ha sido esta lucha y que fácil pareciera ahora cuando celebramos la marcha del orgullo gay en las principales arterias de las ciudades que se precian de democráticas y avanzadas donde el dinero rosa compra el disfrazado respeto del sistema capitalista, una burbuja consumista donde las nuevas generaciones no se cuestionan su relajada integración social cimentada en el radicalismo de los grupos disidentes del pasado. Por eso es preciso recordar que esta batalla iniciada con botellazos, lentejuelas y pelucas, seguidos de años de constantes enfrentamientos, del activismo de hombres y mujeres que con un costo muy alto hicieron visible la diversidad, tenemos hoy un presente mas esperanzador e incluyente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La homosexualidad no es una enfermedad por lo tanto no requiere una cura. Lo que si habría que curar son los prejuicios y la ignorancia que agravan el dolor y la vergüenza. Por eso tenemos derecho a festejar, ensalzar y aplaudir en jeans, en tacones, con vestido, con camisa, con poca ropa, disfrazados y con total libertad porque la visibilidad no fue gratis y tras siglos de vergüenza es necesario levantar la voz, aún les parezca a muchos provocador.

Como dijo Juanga en Bellas Artes aquella noche de 1990: “No me provoquen”.       Así que este sábado 24 de junio del 2017 no nos provoquen.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s