La celebración de la literatura.

IMG_7072

Un día como hoy pero de otros años pasados, fallecieron Shakespeare y Cervantes, y nacieron Navokov y Mejía Vallejo, y seguramente muchas escritoras, poetas, ensayistas y autores más. Es por eso que en 1995 la UNESCO decidió elegir el 23 de abril para celebrar el Día Internacional del Libro, día que coincide con una de las tradiciones mas bonitas que existen, la del Día de Sant Jordi Patrón de Cataluña, donde a la gente que amas se le regala una rosa y un libro.

Son muchos los libros que me apasionan. Son demasiados y vendrán muchos más gracias al contradictorio mundo digital que también tiene sus bemoles (pensemos en kindel, en amazon, en simple google), libros que han significado mucho en mi pequeña trayectoria como ávido lector. Esta relación de libros es especialmente personal y los describo desde una percepción individual. Pasión que sin duda se la debo a Barcelona, no es coincidencia que la celebración comience allí. A continuación mi lista:

IMG_7073

1.-Mishima, Yukio, (2011), El color prohibido, Madrid, España: Alianza editorial.

Kinjiki es un eufemismo para la homosexualidad masculina y traducida al español, da titulo al libro. Una hermosa historia donde Shunsuké nos da lecciones de la belleza y las frustraciones de la vida. El autor suicida y san Sebastián de oriente, nos entrega una obra de claroscuros y de genialidad, un registro de un Japón postrado desde las obsesivas confusiones personales que a la vez son universales.

IMG_7074

2.-Lemebel, Pedro, (2013), Poco hombre, Santiago de Chile: Ediciones Universidad Diego Portales.

El cronista travestido que no buscó la respetabilidad, pero si un cielo rojo donde los niños con un ala rota pudieran volar. El escritor marginal del centro y del barroco sudaca nos regala muchas de las mas grandes historias que Latinoamérica pueda tener registro, para alimentar la memoria de un continente nefasto condenado a repetir sus errores. Este libro reúne gran parte de la obra del autor y sirve de recorrido para entender por qué Lemebel es un manifiesto.

IMG_7075

3.-de Villena, Luis Antonio, (2007), La felicidad y el suicido, Madrid, España: Brugera.

El poeta, ensayista y narrador nos habla de la vida, de la felicidad, de la melancolía, del realismo y del pesimismo.. Nos lleva a un profundo viaje donde personajes salen al encuentro y discusión de temas tabúes como el suicidio y la infelicidad; adiós a las mierdas de coaching emocional, aquí no hay espacio para cursilerías. Nos aconseja aspirar a vivir sin temor, a ser felices, muerte incluida.

IMG_7076

4.-Blanco, José Joaquín, (1981), Función de media noche, Ciudad de México: Ediciones Era.

Uno de los autores imprescindibles de la literatura mexicana contemporánea retrata a las clases medias mexicanas en una introspección tremendamente critica, echando abajo tanto símbolo nacional desde una lucida conciencia. Una lectura de unos ojos que dan pánico soñar, del intimo transar del corazón y del conformismo del rico de las lomas y el pobre que habita la colorida puesta en escena. Ambos son mucho menos que nada, en una prosa audaz y perspicaz.

IMG_7077

5.-Soley-Beltran Patrícia, (2015), ¡Divinas! Modelos, poder y mentiras, Barcelona, España: Anagrama.

La maestra a la que no puse tanta atención por inmadurez, nos lleva a estudiar su profesión desde un punto de vista sociológico. Es un reflejo testimonial donde se derriban las construcciones sociales del cuerpo, de la identidad y sus relaciones de poder. En un momento donde la moda reina como liturgia del capitalismo, es necesario desafiar la industria de dominación mas espectacular y alfabetizarnos visualmente, con la ética y la estética, revisar nuestras formas de ver, sentir y pensar.

IMG_7078

6.-Anzaldúa, Gloria, (2006), Borderlands / La frontera: The new mestiza, Madrid, España: Capitan Swing.

La activista chicana lesbiana y feminista que nos dejó demasiado pronto, nos hereda una obra clave para este momento de la historia, donde reivindicar y reinventar nuestra identidad es tan necesario como aceptar los territorios fronterizos psicológicos, sexuales y espirituales que existen. Este libro es mestizo, es una lectura política y estética que produce un nuevo lenguaje celebrando una nueva conciencia. Por la mujer de mi raza hablará el espíritu.

IMG_7079

7.-Bourdieu Pierre, (2010), El sentido social del gusto, elementos para una sociología de la cultura, Ciudad de México, Siglo Veintiuno editores.

La capacidad de producción intelectual del sociólogo francés es maravillosa y en este libro aborda con potencia las relaciones entre el arte y la política, cuestiona las relaciones de poder y las reglas del juego artístico y la producción cultural. Un universo maravilloso donde un santo es arte o una fotografía un elemento social para pedir respeto, explorando la carencia de la escuela o el papel de los museos en la sociedad. No somos libres, estamos atravesados por la lógica social.

IMG_7080

8.-Téllez-Pon Sergio, (2017), La síntesis rara de un siglo loco, Ciudad de México: Fondo Editorial Tierra Adentro.

La poesía engrandece la literatura y nos ofrece una visión lirico dramática de inestimable valor. En este ensayo, es posible revisar la poesía mexicana desde el particular ángulo de la disidencia sexual, enriqueciendo la historia de las letras y recorriendo distintas generaciones desde Sor Juana hasta la apuesta de los más jóvenes poetas, en una diversidad maravillosa que nos permite reunir los fragmentos para crear un discurso y reconocernos culturalmente.

Voluntad de vivir manifestándose

Danzante

“El Danzante” 2016, Tinta sobre papel de algodón.

Ahora me comen
Ahora siento cómo suben y me tiran las uñas.
Oigo roer llegarme hasta los testículos.
Tierra, me echan tierra.
Bailan, bailan sobre este montón de tierra
y piedra que me cubre.
Me aplastan y vituperan
Repitiendo no sé qué aberrante resolución que me atañe.
Me han sepultado.
Han danzado sobre mí.
Han aprisionado bien el suelo.
Se han ido, se han ido dejándome bien muerto y enterrado.
Éste es mi momento.

Reinaldo Arenas, Poema escrito en 1975 en la prisión del Morro.

Mi derecho a ser un monstruo

En memoria de nuestras sin nombres

yo monstruo de mi deseo
carne de cada una de mis pinceladas
lienzo azul de mi cuerpo
pintora de mi andar
no quiero más títulos que cargar
no quiero más cargos ni casilleros a donde encajar
ni el nombre justo que me reserve ninguna Ciencia

Susy Shock es una artista trans sudaca nacida en Argentina, gran activista, docente y cantautora, eleva su voz con su mantra “Buena vida y poca vergüenza”.

Susy, eres inspiración, eres lucha, eres dinamita para las instituciones de mierda que nos quieren oprimir y clasificar. Eres el abrazo que viene antes que la pregunta, la mariposa que revolotea en todas las posibilidades de lo que somos.

La norma dejémosla a los normalitos, que otros sean lo “normal”.

 

San Francisco de Campeche

No quiso ceremonia, discurso, duelo o grito,
ni un túmulo de arena donde reposase el esqueleto
(ni después de muerto quiso vivir quieto).
Ordenó que sus cenizas fueran lanzadas al mar
donde habrán de fluir constantemente.
No ha perdido la costumbre de soñar:
espera que en sus aguas se zambulla algún adolescente.

 

Reinaldo Arenas, Autoepitafio. 

Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

Rosario Castellanos


¿Cómo es pintar, crear, construir, escribir, protestar desde el cuerpo de una mujer?

Son muchas las luchas de las mujeres, y no se hablan solo en una lengua, en una clase social, en un color. Pero esta no es mi lucha, no de nosotros los hombres. Rompamos el patriarcado, esta batalla es de ustedes. No nos infiltremos.

No es mi intención escribir desde el privilegio, solo quiero reconocer su batalla y meditar en el umbral, su manera de enfrentarse, de percibir y de encontrar.

Otro modo de ser.

La palabra tú

rogadporel

 

Nada está perdonado. La piel
duele cada vez menos,
como anestesiada.

No trato de recordar, pero hay recuerdos.
Tú importas poco, pero había cosas contigo.
Había calles largas que recorrer de noche
y alguna canción de éxito que ha sido desplazada.

La palabra tú significa lo que había contigo,
lo que no eras tú, lo que te acompañó algún tiempo,
lo que habría acabado de cualquier manera.

Porque lo demás
(o sea tú, y es una lástima)
existe todavía.

José Joaquín Blanco, La palabra tú, 1982.

El poeta de los espejos

Julio-Cortazar y flanelle

Era un 12 de febrero de 1984 cuando la rebeldía de Julio Cortazar se convirtió en mito, hace exactamente 34 años que se convirtió en Axolotl para nadar en el Río Sena. Su legado es tan vasto y místico, que nunca se agotará para quienes tenemos sed de libertad y de la más bella protesta.


Bolero

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.


Después de las fiestas

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.


El niño bueno

No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies,
no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo. 

Acepto este destino de camisas planchadas,
llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras.
El largo desarreglo de los sentidos me va mal, opto
por el dentífrico y las toallas. Me vacuno.
Mira qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente
para traerte un pescadito rojo
bajo la rabia de gendarmes y niñeras.