El verdadero espíritu es perder.

El milagro

A muchos de nosotros nos aleccionaron en una doctrina que espera un fin próximo y catastrófico, apocalíptico y que buena parte viviremos para presenciarlo. Durante ese camino que llamamos vida elegimos (o nos inculcan) vivir con amor, con virtud y con espíritu. Han pasado 2018 años después de Cristo y esas concepciones se transforman y se adaptan para entenderlas desde diferentes situaciones sociales, culturales, políticas y económicas. Este mundo no se acabó, todos los días las mentes científicas nos enfrentan a nuevos universos y aún así seguimos renovando aquel pensamiento.

Cada uno de nosotros le es deudor de lo que tiene de mejor en sí. Perdonémosle su esperanza en su vano Apocalipsis, en un advenimiento a todo triunfo sobre las nubes. Quizás era un error de los demás tanto como el suyo y, si es cierto que él participaba en la ilusión colectiva en la ilusión colectiva, qué importa, ya que su sueño lo ha vuelto fuerte contra la muerte y lo ha sostenido en una lucha que, sin tal idea, le habría sido desigual.

Ernst Renán

Y fue así como se construyó la idea de que la generosidad y el idealismo llega cuando estamos convencidos de que está próximo el fin. Nuestra inevitable muerte personal se refleja en la tragedia de los demás, en la enfermedad, en la pobreza y la desgracia. Inyectados esos temores, tenemos que vivir la vida con la moral de quien esta condenado a muerte. Desarrollados los sentimientos de angustia nace el idealismo de la trascendencia, del más allá. Y solo nos queda esperar el milagro.

Leo a Renán, Leo a Nietzche, leo menos a San Pablo y me cautiva aun más la figura de Jesús. Por que veo en él a un anarquista decadente y sin maldad, a un revolucionario apasionado, a un anormal de sus contemporáneos que desvanece instituciones en lugar de buscar la pertenencia.

El verdadero espíritu de que para poseer hay que renunciar.

Mi derecho a ser un monstruo

En memoria de nuestras sin nombres

yo monstruo de mi deseo
carne de cada una de mis pinceladas
lienzo azul de mi cuerpo
pintora de mi andar
no quiero más títulos que cargar
no quiero más cargos ni casilleros a donde encajar
ni el nombre justo que me reserve ninguna Ciencia

Susy Shock es una artista trans sudaca nacida en Argentina, gran activista, docente y cantautora, eleva su voz con su mantra “Buena vida y poca vergüenza”.

Susy, eres inspiración, eres lucha, eres dinamita para las instituciones de mierda que nos quieren oprimir y clasificar. Eres el abrazo que viene antes que la pregunta, la mariposa que revolotea en todas las posibilidades de lo que somos.

La norma dejémosla a los normalitos, que otros sean lo “normal”.

 

San Francisco de Campeche

No quiso ceremonia, discurso, duelo o grito,
ni un túmulo de arena donde reposase el esqueleto
(ni después de muerto quiso vivir quieto).
Ordenó que sus cenizas fueran lanzadas al mar
donde habrán de fluir constantemente.
No ha perdido la costumbre de soñar:
espera que en sus aguas se zambulla algún adolescente.

 

Reinaldo Arenas, Autoepitafio. 

Halladas #PADX

PADMX-postfacevickesEl cuerpo es un espacio de reflexión y es crucial para originar cuestionamientos
en lo visual y en lo político.

Este proyecto explora el cuerpo como el lugar de creación de múltiples
significados, Una obra singular, invisibilidad de mujeres estigmatizadas representadas en un acto de catarsis y de denuncia.


El proyecto Halladas se presentará en la Parada de arte y diseño mexicano, iniciando este jueves 22 de marzo a las 18 Hrs en El quinto piso, Venustiano Carranza 70, Centro. ¡Será genial verlos!

Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

Rosario Castellanos


¿Cómo es pintar, crear, construir, escribir, protestar desde el cuerpo de una mujer?

Son muchas las luchas de las mujeres, y no se hablan solo en una lengua, en una clase social, en un color. Pero esta no es mi lucha, no de nosotros los hombres. Rompamos el patriarcado, esta batalla es de ustedes. No nos infiltremos.

No es mi intención escribir desde el privilegio, solo quiero reconocer su batalla y meditar en el umbral, su manera de enfrentarse, de percibir y de encontrar.

Otro modo de ser.

La corporeidad femenina y la censura

A propósito del Día Internacional de la Mujer a celebrarse el próximo 8 de marzo, los invito a reflexionar sobre las practicas negativas y prejuicios alrededor del sexo femenino.
Quiero comenzar con la corporeidad femenina, versus la censura y los neopuritanos ofendidos. Para hablar de igualdad de genero debemos acostumbrarnos a apreciar el cuerpo y respetar las expresiones estéticas, culturales y sociales que de éste emanen. Pero en esta sociedad postmoderna ahogada en el consumismo es más fácil sentirse ofendido por una escultura que por la portada de una celebrity en bolas.
desnudo.002
En un momento en la que la Mass-media alimenta a la población es importante hablar de como se comportan las redes sociales frente a la corporeidad. Recientemente Facebook censuró en una pagina personal, la figura de 29 500 años de la ‘Venus de Willendorf’, una de las obras de arte más expresivas del Paleolítico. Aunque la red social ha revisado sus políticas constantemente, no se han salvado del veto la “Little Mermaid” de Edvard Eriksen o “L’Origine du Monde” de Gustave Courbet. Es muy común que nos censuren fotografías y obras plásticas a quienes trabajamos en la estética de la anatomía.
desnudo.003
Dejando el plano digital, pasemos a la vida cotidiana donde han surgido movimientos y protestas para amamantar en público después de la desaprobación constante y hasta la consideración como delito por grupos conservadores. ¿Cual es la razón de censurar los pechos femeninos y no los masculinos?. La corporeidad es un lienzo blanco para el prejuicio, en el podemos dibujar la femineidad santificada ambivalente, elevar la vagina de la madre que nos parió, del pecho que nos alimentó pero siempre y cuando se mantengan en un plano controlado y puro.
desnudo.004
Un futbolista puede celebrar con el torso desnudo para recibir aprobación, una mujer con los senos al aire provoca desconcierto, reprobación y castigo. Para las mujeres, asegurar su cuota de respeto implica separarse de su corporeidad o reducirlo como una herramienta para el ascenso social y económico. Un hombre puede demostrar poder con solo insinuar el tamaño de su pene pero una mujer que deje ver su vagina será sometida al escrutinio publico y moral, será vista como una puta, un objeto de consumo sexual.
desnudo.001
El cuerpo está cargados de simbolismos, y si queremos igualdad tenemos que abrir discusiones y hablar de censura, de los genitales culturales, de los lugares comunes asignados a la corporeidad femenina. Solo así podremos celebrar el Día Internacional de la Mujer y no convertirlo en una cuota mas de mercado para productos color rosa.

Eres vitalismo y pesimismo

El paseo I

El único destino seguro es la muerte, la muerte nos concierne a todos. Nos otorga la vida eterna en el recuerdo de los vivos pero también la inevitable desaparición de todo lo que amamos. Es por eso que eres vitalismo y también pesimismo.

Siempre presentí que vivirías eternamente en todo lo que me rodea, en la brisa salada de la ría y los paseos interminables en autobús, en los pisos envejecidos y las cortinas floreadas de aquellas casas olvidadas, en las grandes gafas de pasta multicolor y la fantasía, en las ofrendas a tus muertos y en la belleza de los vivos.

El único hubiera que puedo permitirme, me lo permito en sueños, en ellos puedo imaginar cómo hubiera sido el ahora si estuvieras tú.