El verdadero espíritu es perder.

El milagro

A muchos de nosotros nos aleccionaron en una doctrina que espera un fin próximo y catastrófico, apocalíptico y que buena parte viviremos para presenciarlo. Durante ese camino que llamamos vida elegimos (o nos inculcan) vivir con amor, con virtud y con espíritu. Han pasado 2018 años después de Cristo y esas concepciones se transforman y se adaptan para entenderlas desde diferentes situaciones sociales, culturales, políticas y económicas. Este mundo no se acabó, todos los días las mentes científicas nos enfrentan a nuevos universos y aún así seguimos renovando aquel pensamiento.

Cada uno de nosotros le es deudor de lo que tiene de mejor en sí. Perdonémosle su esperanza en su vano Apocalipsis, en un advenimiento a todo triunfo sobre las nubes. Quizás era un error de los demás tanto como el suyo y, si es cierto que él participaba en la ilusión colectiva en la ilusión colectiva, qué importa, ya que su sueño lo ha vuelto fuerte contra la muerte y lo ha sostenido en una lucha que, sin tal idea, le habría sido desigual.

Ernst Renán

Y fue así como se construyó la idea de que la generosidad y el idealismo llega cuando estamos convencidos de que está próximo el fin. Nuestra inevitable muerte personal se refleja en la tragedia de los demás, en la enfermedad, en la pobreza y la desgracia. Inyectados esos temores, tenemos que vivir la vida con la moral de quien esta condenado a muerte. Desarrollados los sentimientos de angustia nace el idealismo de la trascendencia, del más allá. Y solo nos queda esperar el milagro.

Leo a Renán, Leo a Nietzche, leo menos a San Pablo y me cautiva aun más la figura de Jesús. Por que veo en él a un anarquista decadente y sin maldad, a un revolucionario apasionado, a un anormal de sus contemporáneos que desvanece instituciones en lugar de buscar la pertenencia.

El verdadero espíritu de que para poseer hay que renunciar.

Mi derecho a ser un monstruo

En memoria de nuestras sin nombres

yo monstruo de mi deseo
carne de cada una de mis pinceladas
lienzo azul de mi cuerpo
pintora de mi andar
no quiero más títulos que cargar
no quiero más cargos ni casilleros a donde encajar
ni el nombre justo que me reserve ninguna Ciencia

Susy Shock es una artista trans sudaca nacida en Argentina, gran activista, docente y cantautora, eleva su voz con su mantra “Buena vida y poca vergüenza”.

Susy, eres inspiración, eres lucha, eres dinamita para las instituciones de mierda que nos quieren oprimir y clasificar. Eres el abrazo que viene antes que la pregunta, la mariposa que revolotea en todas las posibilidades de lo que somos.

La norma dejémosla a los normalitos, que otros sean lo “normal”.

 

Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.

Rosario Castellanos


¿Cómo es pintar, crear, construir, escribir, protestar desde el cuerpo de una mujer?

Son muchas las luchas de las mujeres, y no se hablan solo en una lengua, en una clase social, en un color. Pero esta no es mi lucha, no de nosotros los hombres. Rompamos el patriarcado, esta batalla es de ustedes. No nos infiltremos.

No es mi intención escribir desde el privilegio, solo quiero reconocer su batalla y meditar en el umbral, su manera de enfrentarse, de percibir y de encontrar.

Otro modo de ser.

We shall overcome

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Era la madrugada de un 28 de junio cuando ocurrió una redada en el bar neoyorquino “Stonewall Inn”, este suceso ocasionó una serie de violentas manifestaciones que sembrarían la semilla del movimiento de los derechos homosexuales en EUA y el mundo.

Las redadas eran algo común en aquellos tiempos, arrestando y violentando los derechos de las lesbianas, gays, transexuales y drags en gran parte hispanos y afroamericanos. Aquella noche de 1969 todo fue diferente, algunos mencionan que el primer ataque para defenderse lo inició Sylvia Rivera, otros sostienen que fue Marsha Johnson. Lo que si podemos asegurar es que tras siglos de opresión, esa noche se detonó el “gay power” y cambió la historia para siempre dando comienzo al movimiento moderno homosexual.

La multitud se unió al canto de “We shall overcome” y se inició una batalla en las calles de Nueva York que despertó el interés de la comunidad internacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En México, las noticias no tardaron en llegar a los oídos de Nancy Cárdenas, Carlos Monsiváis, Luis Gonzales de Alba y muchos otros estudiantes e intelectuales de la época. Estaban frescos los recuerdos de aquel octubre del 68 en Tlatelolco y con motivo del primer aniversario se presentó un contingente compuesto por gays, lesbianas y feministas en México, sin embargo no fue hasta 1979 que tuvo lugar la primera marcha por los derechos homosexuales además de manifestarse contra las “razias” como le llamaban a la represión policiaca que seguían siendo vistas como algo común y útil para la limpieza moral en una nación machista y católica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Regresando al norte, fue en 1970 cuando se celebró el aniversario de Stonewall en Nueva York, la marcha del orgullo estaba naciendo. Vinieron las liberaciones de los años setentas y los ochentas fueron de gran incertidumbre con el surgimiento del llamado “Cáncer rosa”, que se llevó a muchas personas. Aún con los avances, los duros prejuicios surgidos alrededor del sida aún son mas difíciles de controlar que la misma enfermedad. En 1989 una variante de matrimonio gay vio la luz en Dinamarca asombrando a una civilización pacata e hipócrita. La ciencia se encargó de eliminar la homosexualidad de la lista de enfermedades en los noventas, propiciando que poco a poco se consigan libertades sociales nunca antes vistas. En los últimos años el matrimonio igualitario, la inserción en los derechos sociales, laborales y de salud se han hecho realidad en varios países, ocasionando cambios en las maneras de relacionarse y aceptar la diversidad sexual y de genero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Que dura ha sido esta lucha y que fácil pareciera ahora cuando celebramos la marcha del orgullo gay en las principales arterias de las ciudades que se precian de democráticas y avanzadas donde el dinero rosa compra el disfrazado respeto del sistema capitalista, una burbuja consumista donde las nuevas generaciones no se cuestionan su relajada integración social cimentada en el radicalismo de los grupos disidentes del pasado. Por eso es preciso recordar que esta batalla iniciada con botellazos, lentejuelas y pelucas, seguidos de años de constantes enfrentamientos, del activismo de hombres y mujeres que con un costo muy alto hicieron visible la diversidad, tenemos hoy un presente mas esperanzador e incluyente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La homosexualidad no es una enfermedad por lo tanto no requiere una cura. Lo que si habría que curar son los prejuicios y la ignorancia que agravan el dolor y la vergüenza. Por eso tenemos derecho a festejar, ensalzar y aplaudir en jeans, en tacones, con vestido, con camisa, con poca ropa, disfrazados y con total libertad porque la visibilidad no fue gratis y tras siglos de vergüenza es necesario levantar la voz, aún les parezca a muchos provocador.

Como dijo Juanga en Bellas Artes aquella noche de 1990: “No me provoquen”.       Así que este sábado 24 de junio del 2017 no nos provoquen.

 

La puerta de la dignidad.

8 de marzo - 1

Hoy es día para celebrar a las mujeres que han hecho frente al machismo, que han cuestionado la única moral “autentica” que restringe la sexualidad a sus fines reproductivos, que han luchado por sus derechos a una sexualidad placentera, consensuada y responsable. Mujeres valientes que han defendido sus capacidades intelectuales y laborales, que han hecho valer su palabra y que han puesto un alto a la violencia impuesta por una sociedad patriarcal como la nuestra donde prima la dominación masculina.

Porque no puede haber tono sobrio para hacer valer sus voces, por que no podemos permitir que 14 estados emitan solicitudes de Alertas de Violencia de Género y 7 mas declarados. Porque tenemos leyes flojas y presupuestos millonarios para programas que no mejoran la situación en un México con la imagen de Frida Kahlo como estandarte y souvenir, donde los feminicidios y la desigualdad continúan. ¿Cual es la voluntad que tenemos para hacer valer estos derechos?. En este país de ferviente fe a la Virgen de Guadalupe seguimos permitiendo la muerte de 7 mujeres diariamente, donde las vistas lascivas y el acoso callejero son normalizados y permitidos.

8 de marzo - 2

Miles de rosas, chocolates y discursos no servirán de nada si México sigue siendo el país 128 de 144 naciones en las estadísticas de la desigualdad laboral. Si tienes que pasar con el jefe para que te vea las piernas y valide tu curriculum, ¿estamos avanzando como sociedad?. Deberíamos tomarnos mas en serio el combate a la violencia contra la mujer en lugar de celebrar un día con descuentos y regalos en los centros comerciales.

Este día es para las mujeres que han logrado avances en nuestro ingreso a la tolerancia y equidad, a la creciente igualdad jurídica y el derecho al cuerpo propio. A ellas les debemos un presente mejor, un México mas libre y menos opresivo, heterosexuales, lesbianas, transexuales, a todas ellas, gracias.